Vida a bordo

    Hemos dividido este documento en dos grandes apartados: En el primero hacemos referencia a la  Vida a bordo, y os damos unos consejos generales que os ayudaran a hacer más cómoda vuestra vida en el barco. También  profundizamos un poco en las descripciones y consejos referidos al interior  del velero y también y finalmente hablamos de todo lo referido a la vida en cubierta. En la segunda parte del documento os introducimos algunos consejos de Buenas prácticas marineras prestando especial atención a cómo debemos actuar al relacionarnos con otros barcos. Esperamos con todo ello ayudaros a entrar rápidamente en nuestro mundo de mar  y a que podáis disfrutar de todo ello  con el máximo confort.

 

                            Vida a bordo: Generalidades.

         Normas de conducta: Vamos a convivir varias personas en un espacio reducido durante varios días, por lo que el respeto a los demás y la comprensión son fundamentales para el éxito del crucero. Una buena dosis de alegría y buen humor ayudará mucho. En todo caso ya os adelanto aquí que la convivencia lejos de lo que algunos presuponen, suele ser  de los aspectos mejor valorados de la semana y muchas veces se convierte en una oportunidad de conocer gente nueva y pasarlo bien y en no pocos casos, forjar nuevas amistades.

          Requisitos indispensables en un barco son el orden y la limpieza, tanto en el interior (efectos personales en espacios comunes, fregada pendiente de hacer…) como en cubierta (cremas, toallas, cámaras…),aunque ya insistiremos mas adelante.

             Cosas a saber:

          Deberemos tener muy en cuenta que los recursos en un barco son

limitados. Especialmente en lo referente a la energía de las baterías y el agua dulce. Las luces encendidas en camarotes vacíos, dejar correr el agua dulce en el lavabo al lavarnos los dientes o fregando nos obligarán a depender de los servicios del puerto del que no siempre disponemos. Hay que tener en cuenta que fuera del puerto no nos podemos duchar cada día ni lavar el pelo, ni lavar la ropa, etc salvo obligatoriamente tener que ir a repostar agua a puerto.

          El barco funciona a 12 voltios, como los coches y cuando estamos en atracados disponemos de 220 voltios. Por tanto no  podremos utilizar secadores de pelo a menos que estemos en puerto. Los teléfonos móviles los podremos cargar si disponemos de enchufe de mechero tipo automóvil o cuando estemos en puerto.

         Cerca de la costa tendremos cobertura en el móvil muchas veces, pero no durante la travesía de la península a las islas.

         El barco se mueve  y a veces mucho, hay que tener cuidado con todas las cosas que se pueden caer, Cuchillos, latas, botellas….. son utensilios que nos pueden hacer daño y objetos que podemos perder… gafas de sol, libros, mecheros, cubiertos…. son muchas de las cosas que puedes encontrar buceando en un fondeo.

          En los barcos, cualquier ruido se agranda. Hay que evitar en lo posible los portazos, el uso de las bombas eléctricas y cualquier ruido en especial por la noche y a la hora de la siesta. Y si hay duda de cómo debes actuar en cualquier otra circunstancia, consultar siempre con el patrón.

         Es habitual organizar “guardias” de cocina, fregada y limpieza, repartiendo por turnos estas labores.

          Antes de comenzar a navegar es condición indispensable poner el barco “a son de mar” que consiste en poner cada cosa en su sitio, para evitar caídas y roturas, cerrar todos los armarios con sus botones de cierre, cerrar todas los portillos de ventilación, etc. En cubierta todo estará bien sujeto sin utensilios, toallas, cremas, etc que puedan caerse.

         Es recomendable, sobre todo mientras navegamos, usar calzado náutico, layeras o similares en cubierta, para evitar golpes en los dedos, sobre todo al realizar maniobras. En verano, unas bambas son un excelente sustituto a unos náuticos.

Cuando vengamos de la playa, con arena en pies, toallas, cestos… la eliminaremos antes de subir a bordo. Para mantener la sensación de limpieza y de encontrarnos en un sitio agradable y confortable es necesario poder estar descalzos cuando nos encontremos en un fondeo sin que se nos “pegue” la suciedad en los pies. La arena de playa hace que perdamos esa sensación de limpieza y raya los suelos tanto de la cubierta como del interior, por lo que debemos mantenerla alejada del barco a toda costa.

          Así mismo evitaremos entrar mojados al interior para prevenir posibles resbalones. No nos sentaremos con el bañador mojado en los asientos y en las camas del barco ni andaremos goteando y mojando el suelo del interior del barco. Si se nos olvidó una toalla, pediremos a alguien que esté seco que nos la traiga.

          Como ya apuntamos, también es importante el orden en cubierta, una ráfaga de viento puede hacer volar nuestras toallas, camisetas… y una ola inoportuna puede ahogar nuestro móvil. Prestar especial atención a los móviles, que tienen una gran predisposición a mojarse o caerse al agua.

          Al usar cremas protectoras, lo haremos siempre sobre una toalla, pues si no convertiremos la cubierta en una pista de patinaje.

          Al entrar a puerto la cubierta debe estar lo más despejada posible para facilitar las maniobras de amarre. Estaremos atentos y seguiremos las instrucciones del patrón.

          En cuanto a normas de mantenimiento mínimas de la embarcación, rogamos que no se fume en el interior de la misma ni en las proximidades de la barca auxiliar, pues tiene el depósito de combustible al aire y además podría pincharse con un quemazo de una colilla. Se ruega también el uso de los sofas, camas, etc… del interior del barco se haga siempre con ropa seca. En cuanto a las puertas de armarios y de las habitaciones, se mantendrán siempre completamente abiertas (sujetas con su gancho situado en la parte posterior) o completamente cerradas. No puertas entornadas puesto que con el movimiento de las olas pueden generar golpes y ruidos molestos.

         Los barcos de vela navegan despacio, por lo que hay que tenerlo en cuenta al planear nuestro itinerario. Además, en el mar sabes cuando sales pero no cuando llegarás.

La velocidad de crucero de nuestro velero puede ser de 6 a 7 nudos, que son unos 10 a 12 km/hora.  Ya ves que una persona haciendo footing irá más rápido que un barco de vela. Como ejemplo, teniendo en cuenta que las condiciones de viento y mar pueden influir mucho, de Barcelona a Ibiza o Formentera se pueden tardar entre 22 y 26 horas de navegación y entre la Escala e menorca, entre 20 y 22 horas.

          En un barco nada funciona con violencia, sea delicado con las bombas de los baños, las puertas, etc y cuida del barco como si fuera tuyo. Si algo no funciona como esperas, no lo fuerces, consulta con el patrón.

  

                            Vida en el interior:

          Como ya hemos dicho un requisito indispensable en los  veleros  es el orden, tanto en el interior (efectos personales en espacios comunes, fregada por hacer…) como en cubierta (cremas, toallas, cámaras…). En navegación es recomendable poner cada cosa en su sitio, para evitar caídas y roturas.

          Los inodoros son muy delicados y es muy fácil atascarlos. Hay un dicho que dice “No eches nada que no te hayas comido previamente”. Y eso incluye el papel. El lavabo dispone de una basura donde debemos depositarlo. EL PAPEL NUNCA LO TIREIS AL INODORO.  Además, en un barco nada funciona con violencia, sea delicado con las bombas de los baños, las puertas, etc y cuida del barco como si fuera tuyo. Si algo no funciona como esperas, no lo fuerces, consulta con el patrón.

          En la cocina hay que prestar una atención especial:

  • Nunca cocinaremos en bañador.
  • Utilizaremos cazuelas altas para calentar líquidos.
  • Avisaremos al “cocinero” si se aproxima una ola, aunque estemos en una cala tranquila (una moto de agua que pase cerca del barco, puede producir una ola suficiente, para derramar lo que estemos cocinando).
  • Nunca dejaremos nada en el fuego sin vigilancia.
  • Especial cuidado con los niños

 

                             Vida en cubierta:

  • No usaremos calzado con suela de goma negra y evitaremos subir a bordo de los barcos o veleros con calzado de calle, es recomendable usar playeras o similares en cubierta, para evitar golpes en los dedos, sobre todo al realizar maniobras.
  • Cuando vengamos de la playa, con arena en pies, toallas… la eliminaremos antes de entrar. Así mismo evitaremos entrar mojados al interior para prevenir posibles resbalones.
  • Por cubierta siempre nos desplazaremos manteniendo una mano en los guardamancebos o cualquier elemento fijo, como la jarcia, nunca nos sujetaremos de una escota o cualquier otro cabo ya que pueden ceder.
  • También es importante cierto orden en cubierta, una ráfaga de viento puede hacer volar nuestras toallas, camisetas… y una ola inoportuna puede ahogar nuestro móvil
  • Si usamos cremas protectoras, lo haremos siempre sobre una toalla, pues si no convertiremos la cubierta en una pista de patinaje.
  • Al entrar a puerto la cubierta debe estar lo más despejada posible para facilitar las maniobras de amarre y seguiremos las instrucciones del patrón.

 

Cuidados especiales más importantes:

Para algunos será ya obvio, pero no me resisto a recordar lo siguiente:

  • NO ATASCAR EL BAÑO, para ello, no arroje papel, algodón, elementos de higiene íntima, etc. ya que acabará atascando el WC y nos obligara a amarrarnos en puerto hasta reparar la averia. El WC es un elemento importante abordo, seguiremos al pie de la letra las instrucciones sobre su uso y no dudaremos en llamar al patrón si no conseguimos “vaciarlo”, como norma general, nunca forzaremos el mecanismo ni tiraremos nada que no haya pasado previamente por el estómago.
  • CONTROLE EL CONSUMO DE AGUA, es un barco es escasa y muy preciada. Hay que ser comedidos en el consumo de agua dulce, es preferible consumirla con moderación, que tener que entrar a puerto a repostar, una simple ducha sin cerrar el grifo creyendo que estas en tu casa terminará con los tanques…y en el mar hay mucha agua… pero es salada, vuestro patrón os enseñara como ahorrar agua. Si tenéis que entrar en puerto a repostar, suele ser habitual el servicio de agua que tiene un coste muy bajo y se puede estar al medio día unas horas para repostar y hacer compras, tomar una ducha, etc.
  • Siempre usaremos agua mineral para beber y cocinar, dejando la de los depósitos para el aseo personal y la fregada. Además el barco dispone de un grifo de agua de mar para el primer enjuague.
  • NO DERROCHE ELECTRICIDAD ya que puede encontrarse con un problema en mitad de una calita frustrando sus días de vacaciones, no gaste completamente las baterías ya que suelen estropearse perdiendo su capacidad de recuperación nuestro barco va equipado con batería extra, lo que nos permite una amplia autonomía, no obstante, no dejaremos luces encendidas y recargaremos nuestros móviles (con toma de mechero) a medio día. El patrón suele arrancar el motor para recargar las baterías 3 veces al día para garantizar una buena carga. Finalmente el velero dispone de un pequeño inversor para aparatos de 220 v, pero no lo podremos utilizar salvo para usos lógicos (cargadores de móviles, portátiles, etc.

 

Comments are closed.