Navegación con mal tiempo (1/4): Reflexiones sobre el viento y el mar con mal tiempo.

Descripción:

En este artículo pretendo hacer una introducción en los temas de Navegación con Mal Tiempo, ofreciéndoos aquí unas reflexiones básicas sobre los diferentes aspectos que debemos tener en cuenta cuando la practiquemos. Veréis que pocas veces os podremos dar respuestas concretas o formulas magistrales. Más bien se trata de resaltar características y datos importantes para que seáis vosotros mismos que os creéis vuestros propios criterios,

Lo he estructurado en cuatro grandes temas:

- Reflexiones sobre el viento y el mar con mal tiempo.
– Seguridad a bordo.
– Partes meteorológicos y mal tiempo.
– Navegación a vela con mal tiempo.


- Reflexiones generales sobre la navegación con mal tiempo.

¿ A que llamamos mal tiempo en el mar?. Esta es la primera pregunta que solemos hacernos cuando empezamos a reflexionar sobre el tema. Y como muchas de las preguntas que nos haremos, no tienen una respuesta concreta sino que debemos observar los distintos condicionantes y cada patrón debe decidir para cada situación cuando se debe considerarse que su barco navega con mal tiempo.

Así pues no tomaremos en consideración ni el frío ni la lluvia ( a menos que sean especialmente intensos) como factores que dificulten marcadamente la navegación. Si lo hacen la intensidad del viento que sople, el mar que se haya levantado y finalmente la eslora de nuestra embarcación. Observemos pues cada una de estas características con más detalle.

 

 

   Sobre la intensidad del viento académicamente esta comúnmente aceptado que a partir de fuerza 8 en la escala Beaufort se habla de temporal. Esto se produce cuando el viento sopla entre los 34 y los 40 nudos o lo que es lo mismo, entre 60 y 74 kilómetros por hora. Otra cosa es que a partir de fuerza 6 el mar suele ponerse muy incómodo y por ejemplo, la mayoría de contratos de chárter con patrón liberan al patrón de su obligación de salir a la mar si el parte meteorológico anuncia fuerza 6, es decir entre 22 y 27 nudos de fuerza.. Mas aún, un patrón primerizo no debería navegar con vientos mayores de fuerza 4 o principios de la fuerza 5.

 

 

 

 

Sobre el mar que se levanta encontrareis muchísima literatura sobre el tema. La verdad es que no hay dos olas iguales ni explicaciones para el porque de todas las olas. En primer lugar

diremos que al igual que con el viento, utilizamos una escala para determinar su altura. En este caso, la Escala Douglas. Además para evaluar que altura de olas podremos encontrar en un lugar en concreto del mar debemos tener en consideración, básicamente tres factores: Intensidad del vient0 (la fuerza con la que sopla), la persistencia (las horas que hace que sopla ese mismo viento) y el fech, que es la distancia física que recorre este viento hasta llegar a mi posición. Claramente un viento que sople de playa no levantará grandes olas cerca de la costa, però un viento de levante para la costa española, recorre una gran cantidad de millas hasta llegar a nosotros y por tanto puede levantar olas importantes. A pesar de lo dicho anteriormente, no siempre estos tres factores tan importantes son los que determinan finalmente la situación, sino que la mayoría de las veces son las propias características de las olas las que nos permiten navegar con mas o menos comodidad – seguridad. Entre las características más importantes de las olas mencionaremos: que sean o no rompientes en sus crestas, el periodo de las olas, la velocidad de las mismas, etc. Ya veis que en estos temas no os podemos dar respuestas concretas, pero a modo de resumen diremos que:

La ola entraña diferentes peligros en función de por que parte de nuestro barco entre esa ola. Así pues, si las navegamos por las amuras y al pasar la ola, la proa de nuestro barco queda sin agua debajo y lógicamente cae provocando los famosos pantocazos. Estos provocaran fuertes sacudidas a lo largo de toda la eslora del barco poniendo a prueba no sólo la estructura del casco sino también y quizás especialmente toda la jarcia que sustenta nuestro palo.
Si tomamos las olas por el través sufriremos un grave peligro de entrar en el llamado sincronismo lateral durante el cual nuestra embarcación sufrirá balances cada vez más violentos a banda y banda hasta que, de no corregir esta situación cambiando velocidad y rumbo, finalmente provocará que el barco vuelque. Por tanto esta es la peor de las opciones y por ello ningún patrón pondrá su embarcación de través a la mar en caso de temporal.
Finalmente, y en caso de haber decidido tomar las olas por popa pondremos especial atención en el movimiento y en la velocidad del barco pues estamos expuestos a dos peligros diferentes. Por un lado que la ola al entrar provoque una fuerte orzada del barco, atravesándolo a la mar y por otro que la ola de popa nos empuje con fuerza hacia la ola de delante y la pinchemos con nuestra proa.

Si os ha gustado el artículo, estad atentos al  capítulo 2, Navegación con mal tiempo: Seguridad a bordo

Recordaros nuestra Propuesta de Formación Náutica : Travesía Golfo de León, diciembre 2012.

 

Travesía Golfo de León – Diciembre de 2012 -.

Fechas: Del 5 al 9 de diciembre de 2012.
Embarque: Jueves 6 de diciembre a las 10 h. en Puerto de la Escala.
Desembarque: domingo 9 de diciembre a las 18 h. en Puerto de la Escala.

                                                                              MAS INFORMACIÓN AQUÍ.

Comments are closed.