A mal tiempo buena cara

 

En una de nuestras últimas travesías en velero en Menorca, la que hicimos la semana del 10 al 16 de septiembre nos encontramos con un parte meteorológico que a pesar de permitirnos realizar las dos traviesas, la de ida y de vuelta nos obligó a negociar itinerarios y puertos de recalada durante nuestra estancia en la isla.
    Salimos de nuestro puerto base en la Escala con buen tiempo y buena previsión y la travesía transcurrió con suavidad y sin nada a destacar. Lo mismo que durante los dos días siguientes. A partir de aquí la cosa se ??fue complicando. El miércoles por la noche, el norte comenzó a soplar con fuerza y ??aunque nosotros estábamos fondeados en el sur de la isla, en Cala Turqueta el viento se hacía notar. Decidimos hacer guardias por la noche, pues las limitaciones de la cala nos hacían imposible tirar más metros de cadena de los que ya teníamos en el agua, aproximadamente unas cuatro veces el fondo. Y la verdad es que pudimos aguantar bien toda la noche y hasta bien entrado el día. Después del desayuno sin embargo, el velero empezó a garrejar rápidamente, lo que nos obligó a levantar el fondeo y viendo que la cosa iba a más, hablé con mi mujer por teléfono que me confirmó el fuerte temporal de tramontana con un epicentro de máxima intensidad justo encima de la isla y que hacía imposible continuar nuestro itinerario hacia el este, hacia Mahón. Así las cosas, decidimos arrumbar hacia el puerto de Ciutadella donde nos quedamos dos días.
    Ciudadela siempre tiene cosas para ofrecer y entre los muchos barcos que habían entrado en el puerto estos días pudimos ver este IMOCA que visitaba la isla en un itinerario de promoción de la BARCELONA WORD RACE.
Desde aquí les deseamos buenos vientos y muchas millas.

Comments are closed.