Alquilar un velero I/II

En estos dos artículos intentaré dar respuestas a las primeras preguntas que se puede hacer la mayoría de la gente cuando a decidido alquilar un velero para hacer una salida. En este primer artículo empezaré planteando pros y contras de alquilar con o sin patrón y haré un repaso rápido a los diferentes tipos de veleros que nos ofrece el mundo del alquiler de veleros (chárter a partir de ahora), según marcas, esloras y prestaciones. En el segundo artículo hablaré del formato de las salidas que se programan más habitualmente, de lo que suelen incluir y excluir este tipo de contrato, y los extras que podemos escoger. Acabaremos hablando de las diferentes modalidades de pago que se nos ofrecen. Como podréis ver, aquí encontrareis una visión rápida y poco profunda, pero para los que os quedéis con dudas… para eso se han inventado los comentarios!:
Empezamos pues con una disyuntiva: Patrón Profesional si o no. Lo primero que hay que decir es que hay pocos y que por tanto no siempre podremos escoger. También quisiera remarcar que no hay un sí o un no para todos, sólo doy elementos de reflexión para que ayuden a tomar la decisión.
Cuando no vale la pena alquilar con patrón Profesional:
Cuando tenemos experiencia, especialmente si además conocemos la zona.
Cuando tenemos un poco de experiencia y además planificamos rutas sencillas, y tenemos claro que estamos dispuestos a quedarnos en puerto si sopla más de la cuenta para nosotros.
Cuando tenemos experiencia y nos gusta cuidar los detalles, la logística, la seguridad, etc.
Cuando si vale la pena alquilar con patrón:
Cuando nos acabamos de sacar el título, no tenemos suficiente experiencia. Un patrón nos puede ayudar a adquirirla mucho más rápidamente de lo que tardaríamos por nuestra cuenta.
Cuando hace tiempo que no navegamos (más de un año si no se tiene mucha experiencia).
Cuando queremos unas vacaciones relajadas y sin preocupaciones y ahorrarnos tomar decisiones todo el día.
Cuando nos gusta descubrir un lugar acompañados de alguien de la zona.
Veamos ahora los tipos de veleros que nos ofrece de forma mayoritaria el mercado. Si empezamos por el tema más aburrido, marcas y modelos, tenemos un grueso de veleros de gama media que serían Bénéteau, Jeanneau, Feeling, Doufor principalmente. En una gama un poco inferior encontramos los Roo, los Bavaria, los Cíclades, etc. En la parte superior aparecen los Gran Solei y otros.
En cuanto a eslora encontramos un gran abanico, las más usuales entre 34 y 50 pies aunque el grueso principal se centra entre los 37 y los 45 pies. Estamos hablando de veleros de entre 11 y 14 metros de eslora. La mayoría tienen tres camarotes salvo alguno de los 40 pies que ofrece cuatro. Si queremos hacer unas vacaciones realmente económicas podemos contar dos personas por cada camarote y dos personas más durmiendo en el salón, posibilidad nada recomendable en veleros de menos de 40 pies. Pero si miramos la mejor relación precio / calidad tenderemos a formar grupos de seis personas por un tema básicamente de espacio y de movilidad. Como no hay duros a cuatro pesetas la regla general es la de siempre: a más eslora más confort, pero también incrementa el precio. O sea que tocará buscar y comparar en la web.

Comments are closed.